Noticias

Cómo hablar sobre tus debilidades en una entrevista de trabajo

      
Fuente: Shutterstock

Cuando en una entrevista de trabajo el reclutador te pregunta sobre tu mayor debilidad, no está buscando que la respuesta sea que no tienes ninguna. Todas las personas tenemos defectos y virtudes tanto a nivel personal como profesional; pero saber lidiar con los puntos negativos es una de las claves que te llevarán al éxito. Conoce qué debes responder en una entrevista laboral cuando te preguntan sobre tus debilidades.


Lee también
» La felicidad laboral consiste en trabajar en un espacio confortable

Los especialistas aseguran que una de las preguntas que a los candidatos a un puesto más les cuesta responder es aquella en que se les pide que hablen sobre sus debilidades. Y no se trata de que exista una respuesta correcta, sino de una pregunta que hacen los entrevistadores porque les permite conocer mucho acerca de tu carácter.


Si aseguras que no tienes debilidades tendrás altos porcentajes de quedar descartado para el puesto. Los entrevistadores quieren conocer cómo enfrentaste tus obstáculos en el pasado y cómo pudiste lidiar con ellos, no pretenden que seas un superhéroe. Porque además, incluso hasta los superhéroes tienen debilidades. Contestar que no tienes debilidades, además, te hará ver demasiado vanidoso.

El estar preparado para dar una buena respuesta cuando te preguntan sobre tus debilidades es fundamental, ya que de lo contrario podrás revelar algo que no querías o que esté fuera de contexto


El primer paso es conocer a la perfección tus debilidades. Si sabes cuáles son tus puntos negativos, darás una respuesta honesta. Pero no alcanza nada más con mencionar la debilidad, sino que también tienes que tener la solución a como lidias con ella. Por ejemplo, si uno de tus defectos es que eres impuntual, dilo y explica que has adelantado todas las alarmas para llegar a tiempo a los lugares. Es decir, al mencionar tu debilidad también debes explicar las acciones que tomas para corregirlas, a fin de que el resultado sea positivo; además de que no debes explayarte enfocándote demasiado rato en tus puntos débiles.


Evita hablar de las debilidades que no se relacionen con el trabajo o de los aspectos que no has podido solucionar en tu vida personal. Es muy importante que seas prudente con estos temas, ya que puedes causar una imagen negativa y distorsionada acerca de ti. Además, no es lo que los entrevistadores están buscando saber.


Otro de los puntos importantes a tener en cuenta es la relevancia de la debilidad en cuanto al trabajo que estás pretendiendo. Por ejemplo, si estás en una entrevista de trabajo para conseguir un cargo de vendedor, decir que te cuesta el relacionamiento con las personas te llevará al fracaso. Trata de que las debilidades que menciones (no más de tres) no se relacionen con la tarea que vas a desempeñar. Puedes decir por ejemplo, “no soy bueno con las finanzas” si buscas un trabajo que esté más bien relacionado a áreas creativas, pero no si buscas entrar al departamento contable de una empresa.


Trata también de no caer en ejemplos forzados que los entrevistadores escuchan todo el tiempo, como por ejemplo “soy demasiado perfeccionista y no puedo parar de trabajar”, a menos que de verdad esa sea tu debilidad; situación que sería bueno acompañes con una explicación acerca de cómo has aprendido a relajarte. Como ya mencionamos, la clave es que menciones cómo has logrado transformar tu debilidad en una fortaleza, o por lo menos como has aprendido a lidiar con ella para que no afecte tu trabajo. Recuerda que la perfección no existe, y que lo que distingue a los exitosos de los que no lo son es la manera en que han enfrentado y resuelto sus problemas.



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.