text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

El ADN del ser humano contiene 145 genes externos

      
Autor: Aruqepoetica  |  Fuente: Flickr

Quizás todo nuestro ADN no sea humano, algo contrario de lo que se venía creyendo hasta ahora. Al parecer la ciencia descubrió que cada organismo posee 145 genes externos que proceden de otras criaturas y han transferido su material genético al nuestro. 

 

Lee también

» Sigue toda la actualidad universitaria a través de nuestra página de FACEBOOK 

» Visita nuestro Portal de BECAS y descubre las convocatorias vigentes

 

Investigadores de la Universidad de Cambridge comenzaron a analizar secuencias genómicas de cuarenta especies muy distintas entre sí, que van desde moscas de la fruta a cebras, gorilas y humanos. ¿cCuál fue la conclusión? Que el ser humano posee 145 genes externos a su genoma

 

La afirmación por la que los científicos de Cambridge aseguran que no somos 100% humanos se debe a que poseemos 145 genes externos a nuestro genoma, que proceden de bacterias, virus y otros microorganismos que han logrado ”incrustar” parte de su material genético en nuestro código genético.

 

Esta investigación publicada en Genome Biology hasta ahora constituye las pruebas más convincentes de que a lo largo de la historia de nuestra evolución genes de otras especies y formas de vida lograron llegar a formar parte de lo más íntimo de nuestras células.

 

Si bien los científicos sabían que la transferencia de genes de forma “horizontal”, es decir la información genética entre organismos de forma diferente a la herencia, era un proceso común entre bacterias y eucariotas sencillos, no tenían en claro que esto pudiera suceder por “transferencia horizontal”, es decir entre los humanos. “De manera sorprendente, lejos de ser un fenómeno raro, resulta que la transferencia de genes ha contribuido a la evolución de muchos animales, quizá de todos ellos, lo que implica que tenemos que reconsiderar la forma en que pensamos sobre la evolución”, aseguró Alastair Crisp, de la Universidad de Cambridge y autor principal del estudio.

 

De todas maneras esto no es algo reciente, ya que las transferencias genéticas ocurrieron antes de que evolucionara la especie humana, incluso muchas de ellas se dieron antes de que evolucionaran los primates; por lo que se traduce que es un proceso que tiene millones de años


La transferencia horizontal o donación de genes entre especies en el mundo microbiano no es una sorpresa para el mundo científico, ya que las bacterias desde siempre han intercambiado genes, al punto de que una investigación reciente asegura que el 80% de los genes bacterianos ha sido parte en algún momento del proceso de evolución en un intercambio entre especies. Esto explica por ejemplo la facilidad que tienen las bacterias de volverse resistentes a los antibióticos, y el peligro de que algunas cepas microbianas inofensivas se conviertan en virulentas con facilidad.

 

De todas maneras, probar que algunos fragmentos del ADN humano proceden se otros organismos no es tarea sencilla.

 

¿Qué pasos siguieron los científicos?

El equipo de investigadores analizó las secuencias genómicas de cuarenta especies distintas de animales, buscando para cada gen de la especie estudiada concordancias en las bases de datos existentes, ya sea de animales, hongos, virus, bacterias y hasta plantas. Así, cuando encontraban un gen animal más parecido a los de otras criaturas no animales lo separaban para estudiarlo a fondo.

 

De ésta manera encontraron cientos de genes que parecen haber sido transferidos a los animales por bacterias, hongos, microorganismos e incluso por plantas. Justamente en los humanos encontraron 145 genes que “saltaron” a nuestro genoma desde organismos inferiores. "Creo que lo que esto demuestra es que la transferencia horizontal de genes no se limita solo a microorganismos, sino que ha jugado un papel concreto en la evolución de muchos animales. Puede que incluso de todos los animales", asegura Crisp.

 

Los científicos no han podido determinar mediante su investigación la forma en que esos genes han llegado hasta nuestro organismo, ni tampoco en qué momento pudo haber pasado. Los críticos a ésta investigación aseguran que las coincidencias genéticas encontradas por Crisp pueden deberse a otras explicaciones. Hasta ahora el por qué, el cómo y el cuándo sigue siendo un misterio.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.