text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Consejos para independizarse

      
<p>Dejar la casa familiar para <strong>irse a vivir solo</strong> es uno de los pasos más importantes en la vida de una persona, pero para que todo salga más o menos como lo previsto es necesario contar con una buena organización y planificación previa; ya que de lo contrario será complicado afrontar todos los gastos cada mes. Chequea a continuación lo <strong>que debes tener en cuenta antes de independizarte</strong>.</p><p> </p><p><span style=color: #ff0000;><strong>Lee también</strong></span><br/><a style=color: #666565; text-decoration: none; title=10 hábitos universitarios que te ayudarán de por vida href=https://noticias.universia.ad/actualidad/noticia/2015/01/07/1117832/10-habitos-universitarios-ayudaran-vida.html>» <strong>10 hábitos universitarios que te ayudarán de por vida</strong></a><br/><br/></p><p> </p><p><strong>1 – No tomes una decisión a la ligera</strong></p><p>Si has discutido con tus padres y sientes que quieres dejar el hogar lo antes posible sabe de antemano que esto te durará lo que dure el enojo (probablemente no mucho); tanto así como si quieres ir a vivir solo porque ves que la mayoría de las personas alrededor ya lo han hecho, o cualquiera sea el motivo si la decisión fue tomada por impulso. Enseguida caerás en la realidad que <strong>para independizarte necesitas haberlo pensado y planificado bien antes</strong>, ya que no puede tratarse solamente de un capricho del momento.</p><p> </p><p><strong>2 – Busca un trabajo</strong></p><p>La verdadera independencia llega cuando puedes costear (por lo menos) la mayoría de tus gastos. Para esto necesitarás <strong>encontrar un trabajo que te permita tener tu propia fuente de ingresos</strong>. Puede ser que de todas maneras no te alcance para llegar a fin de mes y que tengas que pedirle algún “préstamo” a tus padres; pero cuanto más puedas <strong>ahorrar previamente a dar el paso de vivir solo</strong> menos tendrás que pasar por estas situaciones.</p><p> </p><p><strong>3 – Arma un presupuesto</strong> </p><p>La planificación será una herramienta indispensable para la supervivencia. <strong>Planea tu presupuesto mensual</strong> (cuánto percibes y cuáles serán tus gastos) para que el dinero te alcance (o esté cerca de alcanzarte). Piensa en lo que gastarás en comida, en luz, agua, impuestos y demás cuestiones que hacen a mantener un hogar; y <strong>sé realista con las cuentas</strong> para saber si de verdad estás preparado económicamente para dar el gran paso.</p><p> </p><p><strong>4 – Ten algo ahorrado</strong></p><p>Más allá de que seas un experto en planificación, siempre surgirán gastos no previstos. Puede que un día se te rompa algo, que necesites llamar al cerrajero, al sanitario o lo que sea. Si vives con lo justo, ¿cómo le pagarás? <strong>Es fundamental que cuentes con un “fondo de emergencia” que respetes y no toques a menos que de verdad lo necesites</strong>. Más de un día te darán ganas de comprar cualquier cosa con ese dinero, pero debes abstenerte: has decidido ser una persona madura e independiente, así que compórtate como tal.</p><p> </p><p><strong>5 – Elige bien el lugar</strong></p><p>Buscar un lugar para vivir es una de las tareas más extenuantes, pero si estás dispuesto a encontrar <strong>una buena oferta inmobiliaria</strong> entonces tendrás que mirar y recorrer mucho antes. No te apures a alquilar el primer lugar que te ofrezcan, y <strong>trata de que alguien que tenga experiencia en esto pueda acompañarte en tu búsqueda</strong>. Además, sería ideal si puedes encontrar un <strong>apartamento cerca del trabajo o universidad</strong>; ya que entre otras cosas te ayudará a ahorrar en transporte.</p><p> </p><p><strong>6 – Arma tu espacio con lo que tengas</strong></p><p>Las historias de estudiantes que han tenido que dejar un colchón en el suelo un buen tiempo antes de poder comprarse una cama o que han tenido que improvisar una mesa con una caja de cartón son miles, y están alrededor de todo el mundo. No te obsesiones en tener tu nuevo hogar divino en un día y con que no te falte nada, ya que -salvo que tengas un sueldo de privilegio o que puedas recurrir a tus familiares para comprar todo- <strong>el proceso de amueblar una casa demora un buen tiempo</strong>; y al principio solo debes tener enfocarte en tener lo más necesario.</p>

Dejar la casa familiar para irse a vivir solo es uno de los pasos más importantes en la vida de una persona, pero para que todo salga más o menos como lo previsto es necesario contar con una buena organización y planificación previa; ya que de lo contrario será complicado afrontar todos los gastos cada mes. Chequea a continuación lo que debes tener en cuenta antes de independizarte.

 

Lee también
» 10 hábitos universitarios que te ayudarán de por vida

 

1 – No tomes una decisión a la ligera

Si has discutido con tus padres y sientes que quieres dejar el hogar lo antes posible sabe de antemano que esto te durará lo que dure el enojo (probablemente no mucho); tanto así como si quieres ir a vivir solo porque ves que la mayoría de las personas alrededor ya lo han hecho, o cualquiera sea el motivo si la decisión fue tomada por impulso. Enseguida caerás en la realidad que para independizarte necesitas haberlo pensado y planificado bien antes, ya que no puede tratarse solamente de un capricho del momento.

 

2 – Busca un trabajo

La verdadera independencia llega cuando puedes costear (por lo menos) la mayoría de tus gastos. Para esto necesitarás encontrar un trabajo que te permita tener tu propia fuente de ingresos. Puede ser que de todas maneras no te alcance para llegar a fin de mes y que tengas que pedirle algún “préstamo” a tus padres; pero cuanto más puedas ahorrar previamente a dar el paso de vivir solo menos tendrás que pasar por estas situaciones.

 

3 – Arma un presupuesto 

La planificación será una herramienta indispensable para la supervivencia. Planea tu presupuesto mensual (cuánto percibes y cuáles serán tus gastos) para que el dinero te alcance (o esté cerca de alcanzarte). Piensa en lo que gastarás en comida, en luz, agua, impuestos y demás cuestiones que hacen a mantener un hogar; y sé realista con las cuentas para saber si de verdad estás preparado económicamente para dar el gran paso.

 

4 – Ten algo ahorrado

Más allá de que seas un experto en planificación, siempre surgirán gastos no previstos. Puede que un día se te rompa algo, que necesites llamar al cerrajero, al sanitario o lo que sea. Si vives con lo justo, ¿cómo le pagarás? Es fundamental que cuentes con un “fondo de emergencia” que respetes y no toques a menos que de verdad lo necesites. Más de un día te darán ganas de comprar cualquier cosa con ese dinero, pero debes abstenerte: has decidido ser una persona madura e independiente, así que compórtate como tal.

 

5 – Elige bien el lugar

Buscar un lugar para vivir es una de las tareas más extenuantes, pero si estás dispuesto a encontrar una buena oferta inmobiliaria entonces tendrás que mirar y recorrer mucho antes. No te apures a alquilar el primer lugar que te ofrezcan, y trata de que alguien que tenga experiencia en esto pueda acompañarte en tu búsqueda. Además, sería ideal si puedes encontrar un apartamento cerca del trabajo o universidad; ya que entre otras cosas te ayudará a ahorrar en transporte.

 

6 – Arma tu espacio con lo que tengas

Las historias de estudiantes que han tenido que dejar un colchón en el suelo un buen tiempo antes de poder comprarse una cama o que han tenido que improvisar una mesa con una caja de cartón son miles, y están alrededor de todo el mundo. No te obsesiones en tener tu nuevo hogar divino en un día y con que no te falte nada, ya que -salvo que tengas un sueldo de privilegio o que puedas recurrir a tus familiares para comprar todo- el proceso de amueblar una casa demora un buen tiempo; y al principio solo debes tener enfocarte en tener lo más necesario.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.