text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

7 claves para ascender de becario a empleado

      
Conseguir un ascenso requiere una buena dosis de optimismo y trabajo duro-Universia
Conseguir un ascenso requiere una buena dosis de optimismo y trabajo duro-Universia

En época de crisis económica y altas tasas de desempleo, conseguir trabajo se ha vuelto una de las máximas aspiraciones de los jóvenes de la región. En este sentido, ingresar como becario a una organización puede ser el puntapié inicial para conseguir un contrato.

 

>> Universia Andorra en Facebook ¡Hazte fan!

>> Visita nuestro portal de BECAS

Lee también:

Consejos para mejorar tu rendimiento en el trabajo

 

Y si bien es cierto que dar este salto no siempre es fácil, TISOC Coaching, una escuela europea dedicada al coaching, brinda algunas recomendaciones para lograrlo. Enfrentar el desafío con optimismo y enfocarse en la elaboración de un plan de acción realista, son algunas de las claves infalibles.

 

1. Evalúa si hay posibilidades realistas de quedarse en la empresa

Si se evalúa de forma realista que hay posibilidades de obtener un empleo en la empresa, es mucho más fácil transmitir una sensación de pertenencia a la organización, un aspecto altamente valorado por los especialistas en selección y directivos.

 

2. Trazar un plan de acción por escrito desde los primeros días

Es necesario confiar en los propios recursos y marcar las diferencias. Identifica aquellos huecos que todavía no hayan sido explorados por ningún otro trabajador de esa compañía –una mirada fresca tendrá un panorama más claro al respecto-. Además, es importante mostrar la valía a las personas adecuadas.

 

3. Demostrar que se está interesado en trabajar en esa organización

Generalmente a un colaborador junior no se le suele pedir mucho más allá de un determinado nivel formativo y una experiencia muy limitada. A cambio, se le valora un alto grado de motivación y de compromiso, dos factores que anticipan las ganas de aprender y de crecer en la empresa.

 

4. Ser curioso

Sin interferir en el trabajo de los demás, es conveniente investigar, preguntar y mostrar interés por todas aquellas esferas de la vida de la empresa que puedan ayudar a comprenderla e integrarse en la misma.

 

5. Sintonizar en “modo aprender”

No hay nada más irritante que un novato sin la humildad suficiente para reconocer sus limitaciones. Recuerda que estás en la empresa para trabajar, aprender y ayudar, así que deja las prisas por prosperar a un lado y enfócate en absorberlo todo.

 

6. Tener iniciativa

Los mentores no siempre van a tener tiempo para estar encima. Muestra que eres una persona con disposición y recursos: habla con los compañeros y empléate en lo que se necesite. La peor elección es quedarse sentado.

 

7. Integrarse en el equipo

El talento debe estar al servicio del equipo. Tanto los triunfos como las equivocaciones –que, al principio serán frecuentes- repercutirán en el trabajo de quienes te rodean. Probablemente la opción que más conviene es aparcar el ego y contribuir a un equipo bien cohesionado.

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.